viernes, 6 de junio de 2008

Nano Stern - Concierto de Despedida, 01-06-2008

Nano Stern & El Sindicato
Concierto de Despedida
Sala SCD Vespucio
Domingo 1 de junio del 2008
$3.000


El otro dia un habitual de estos lados posteo que haber escuchado a Nano Stern fue como sentir amor a primera vista, y debo recnocer que para mi fue algo diametralmente opuesto, recuerdo que cuando lo vi por primera vez fue una especia de dislocacion imagen/sonido, el ver a un tipo de casi dos metros, con aire entre hippie y nordico, cantar a capella una especie de mantra antes de iniciar, pidiendo ayuda ancestral para poder entregar sus canciones, para de pronto descargar un talento increible en la guitarra acustica, con un talento que parecia ser escuchar a Page cantando canciones de Violeta Parra, y toda la imagen del tipo de aire europeo por una de un fanatico del folclor latinoamericano, un hombre que con sentimiento se entrega a la musica y al publico que lo recibe; mucho tiempo ha pasado y poco ha cambiado, Nano sigue llamando la atencion por su tremendo talento pero mas aun por su naturalidad, por la simpleza en que se refugia tras sus canciones, y por lo espontaneo de su show, de detenerse a hablar con el publico, de bromear con sus musicos, y mas aun de pasarlo increiblemente bien cuando toca y transmitir eso al publico, uno ademas de esperar un buen show espera eso, pasarlo bien, disfrutarlo, ese lazo que se genera, una especie de comunion entre mistica y religiosa entre el que esta con el instrumento y el que aporta con las palmas. Es un show especial, entre el cambio de letra de Desde Muy Lejos, pasando por Ojos Azules como introduccion a El Vino y El Destino, inlcuido Nube pedido por el publico, Florecer por sus musicos, y La Samba del Olvido de Jorge Drexler, por nombrar algo. Los conciertos del musico son como una montaña rusa, pasa de tenrte aplaudiendo, sonriente cantando hasta el silencio, la calma y el sobrecogimiento de las canciones mas lentas, con puentes entra ambas sensaciones, ls preciosa El Amanecer, Mucho Mas Alto (mi favorita), o su propio homenaje a Vioeta y Victor con Dos Cantores. Por algo el musico esta llamando la atencion, de pronto lo smedios y la misma gente se descoloca ante su puesta en escena, pareciera que estabamos acostumbrandonos a shows cortos, a los 50 minutos algunos musicos ya se adormilan, a la hora ya se sienten pecando pro esar tanto tiempo arriba del escenario, y tiene que ser una ocasion ene xtremo especial para que toquen una hora y media; Stern toca hasta que se cansa, y no se cansa rapido, y mejor aun, no cansa a su publico, todo lo contrario, habla con el, lo insta a cantar, los hace corearlo y se rie con ellos, es un desborde de desplante y naturalidad, como hace rato estaba faltandole a la musica nacional. Mencion aparte para los musicos que lo acompañan, talento de sobra entre 3 personas, y mencion especial a las palabras de Bobadilla al cierre, no hay verdad mas grande que la de esas lineas.

1. Desde Muy Lejos
2. Un Gran Regalo
3. Ojos Azules (Tradicional Latinoamericano)
4. El Vino y El Destino
5. Coplas (Tradicional Venezolano)
6. Voy y Vuelvo
7. Casualidad
8. Nube
9. Jovano Jovanke (Tradicional Macedonio)
10. Dos Cantores
11. Necesito Una Cancion
12. Cementerio
13. Florecer
14. El Amanecer
15. Jaque Mate
16. Acantilado
-------------------------------
17. Samba del Olvido (Jorge Drexler)
18. Mucho Mas Alto
19. Cantaba

2 comentarios:

quarry dijo...

nada de lo que diga, puede siquiera emular lo que uno siente cuando escucha a Stern en vivo.
Bueno claro para quienes vamos como espectadores directo al goce , al disfrute.

Stern, sin duda alguna es un personaje que viene (cuando esta en estas tierras) a deslumbrar.

Espero y deseo que prontamente sea bien conocido y lo más popular posible, que lo inviten a todos lados, para que de verdad la gente pueda sentir en lo más profundo de si, la alegria de escuchar y disfrutar musica que nace del alma.

javok dijo...

guau... Ojos azules....
Esa misma de violeta en la que decia que en una copa de vino iba a tomar veneno???
lo que me pierdo por estar en valpo.